Apuesta RMX: Andrew Bird con 'Sisyphus'

Jaime Suárez   22/02/2019

Facebook: Andrew Bird

Facebook: Andrew Bird

Jaime Suárez

Andrew Bird es un violinista, multiinstrumentista, compositor, cantautor y silbador virtuoso de Lake Forest, Illinois (un suburbio de Chicago). Bird comenzó a tocar el violín a los cuatro años y continuó hasta conseguir un título como violinista en la Universidad de Northwestern. Al graduarse empezó a experimentar con todo tipo de sonidos y géneros. Lo llamaban mucho el jazz de Nuevo Orleans, el swing, el estilo gitano y la música céltica. A finales de los noventa, Bird ya había lanzado un par de álbumes con su banda, Bowl of Fire,  pero su carrera como solista no empezó hasta principios del 2000, cuando decidió mudarse a una granja en la zona rural de Illinois. Ahí el sonido tradicionalista del músico cambió, buscó una ruta diferente e innovadora. Cuando llegó su primer LP como solista, “Weather Systems”, en el 2003, Bird exhibió un folk-pop experimental. Este nuevo sonido fue mejor definido en “Andrew Bird & The Mysterious Production of Eggs”. Con este proyecto, Bird estableció lo que hoy conocemos de él: pistas múltiples de violines, loops instrumentales, líricas literarias y su silbido.

Este año marca el regreso de Bird con un nuevo álbum; titulado “My Finest Work Yet” (Mi Mejor Trabajo Hasta Ahora) y llegará el 22 de marzo. Tenemos poca información sobre el proyecto pero el nombre del mismo da grandes especulaciones.

El primer sencillo, ‘Sisyphus’, es una canción que mezcla mitología y realidad. A través de un silbido que define la melodía, violines, una guitarra acústica y una batería (que le regala a los oídos redobles en los momentos indicados), Bird narra la historia del fundador y rey de Corinto e hijo del dios Eolo. Sisifó logró burlar a Zeus y con eso perdió su libertad. Fue condenado a rodar una piedra hasta la parta más alta de una colina, solo para verla caer y tener que llevarla hacia arriba de nuevo. La voz de Bird le da un toque de indiferencia al castigo eterno de Sísifo, lo único que reclama es que prefiere la muerte a seguir con su embotada inmortalidad. Bird compartió que la canción habla sobre “la adicción que tenemos a nuestro propio sufrimiento y las consecuencias morales que trae el dejar la roca caer”. Los daños colaterales que ocasiona esta adicción no son relevantes ya que creíamos que esas cosas estaban perdidas mucho tiempo antes de que fueran destruidas.

Durante el último coro, todos los instrumentos desaparecen mientras las notas melancólicas de un piano acompañan la vocalización de “na-nas” a la par de la melodía del silbido. En este momento, el desaliento se apropia de la canción. Finalmente descubrimos el verdadero sentimiento que hay detrás de ver a la gran roca rodar cuesta abajo.

El nuevo proyecto discográfico del cantautor nos dará mucho de qué hablar. Actualmente, Bird está calentando a las audiencias con shows en Estados Unidos y en junio se embarcará en un viaje por Europa para continuar y terminar la gira.

 

Lo que pasa en la red

COMPARTE TU OPINIÓN